drogas sintéticas

Loading...

jueves, 16 de junio de 2011

Anfetaminas, la droga sintética preferida por los universitarios

Encuesta: Un estudio afirma que cuatro de cada diez estudiantes no saben si estas sustancias son más dañinas que el alcohol.

Yáscara Rivera Diez de Medina



En diez universidades del territorio boliviano, la droga sintética más consumida es, en promedio, la anfetamina. El 0,88 por ciento de los estudiantes la han consumido alguna vez.

Las drogas sintéticas en general, que son utilizadas por el 1,59 por ciento de los estudiantes, son aquellas que no derivan de productos naturales como la cocaína, marihuana o heroína, que es un derivado de la amapola. Son drogas que se obtienen a través de procesos químicos. Estos estupefacientes son producidos principalmente en países como Estados Unidos, México y en algunas regiones de Asia.

Los datos sobre el uso de estos narcóticos son resultado del estudio Epidemiológico Andino sobre el Consumo de Drogas Sintéticas en la Población Universitaria, Informe Bolivia 2009, coordinado por la Comunidad Andina y conducido por la Comisión Interamericana para el Control y Abuso de Drogas.

El informe señala que alguna vez en su vida, el 0,88 por ciento de los estudiantes encuestados consumió anfetaminas; mientras que 0,12 por ciento probó LSD; el 0,17, metanfetaminas; el 0,02, ketaminas 0,02, y ninguno, GHB. En el caso del éxtasis, fue empleado por el 0,60 por ciento de los consultados para el estudio.

Por otra parte, el 0,22 por ciento usó alguna droga sintética durante el último año (2009). El 0,14 por ciento dijo que fueron anfetaminas; el 0,05 por ciento mencionó al LSD, y el 0,03 por ciento, al éxtasis.

El director del Centro Comunitario de Estudios Disciplinarios, Érick Fernández, manifestó que, en general, los datos de esta investigación arrojan prevalencias reducidas en el consumo de drogas sintéticas desde 2005. Sin embargo, reflexionó que no existen estudios específicos sobre este tema, debido a que las políticas gubernamentales de los últimos años dieron más prioridad al informe de otros estupefacientes, como cocaína e inhalantes.

Sobre el trabajo coordinado con la Comunidad Andina, Fernández aseguró que el nivel de conocimiento de la población sobre el efecto de estas drogas es muy bajo: cuatro de cada diez encuestados no saben si las drogas sintéticas causan más daño que el alcohol.

Explicó que estas sustancias prolongan los efectos por más tiempo. En ese sentido, son más fuertes que otras drogas clásicas como la marihuana y la heroína. No obstante, el Director del Centro Comunitario de Estudios Disciplinarios dijo que uno de los factores para el bajo consumo de estas drogas es su alto costo, por lo que son menos frecuentes en el mercado.

En el estudio se establece que la mayor parte de los entrevistados no considera que el consumo experimental (probar droga una o dos veces) puede convertir el uso en dependencia. Sin embargo, todavía hay quienes desconocen los riesgos que se corren por este consumo.

La investigación se realizó con una muestra representativa de 4.245 estudiantes de diez universidades bolivianas, entre privadas y públicas de ciudades con más de 300.000 habitantes. De esta muestra, 2.006 son varones y 2.239 mujeres.

Falta trabajar en el área de prevención

El director del Centro Comunitario de Estudios Disciplinarios, Érick Fernández, comentó a este medio que si bien el consumo de las drogas sintéticas es reducido, su uso es preocupante porque en la década del 80 se registró una situación similar con el consumo de marihuana y cocaína, la que luego se incrementó en forma sostenida.

Por ello, manifestó que ante la probabilidad de que el consumo aumente, su institución empezó a realizar un trabajo de prevención, principalmente en los grupos de riesgo que son aquellas personas que nunca consumieron estas drogas sintéticas. El grupo de jóvenes que sí lo hizo es considerado como la población prevalente.

Fernández aseguró que el Centro Comunitario de Estudios Disciplinarios no trabaja exclusivamente en la prevención de uso de drogas sintéticas, sino para evitar el consumo de todas las drogas, incluso las lícitas, como el alcohol y el tabaco. Esta institución también realiza trabajos de información y difusión en el ámbito comunitario, aunque reconoce que debería incidirse en el mayor grupo de riesgo, que es el de los universitarios.

Recomendó al Gobierno que trabaje en la aplicación de una política pública para reducir la demanda de estas sustancias perjudiciales para la salud. “Se tiene que fortalecer la institucionalidad estatal y la formulación de política públicas”, concluyó.

14% recibió una oferta de droga

Según el informe, al menos 14 de cada 100 alumnos de las diez universidades encuestadas admitieron haber recibido, alguna vez, ofertas para comprar drogas sintéticas. El estudio Epidemiológico Andino sobre el Consumo de Drogas Sintéticas en la Población Universitaria consultó si había facilidad para obtener este tipo de estupefacientes.

El 14 por ciento de los estudiantes encuestados declaró haber recibido alguna vez la oferta para comprar o probar alguna droga sintética.

También existe una marcada diferencia entre las tentaciones a varones y a mujeres, ya que el 18,1 por ciento de ellos recibió estas propuestas, mientras que el porcentaje fue menor entre el sexo femenino: el 9,8 por ciento.

El 70 por ciento de los universitarios consultados manifestó que, si quisiera, podría acceder al éxtasis. Solamente en 2009, el 4,7 por ciento de los estudiantes señaló haber recibido la oferta de alguna droga sintética. Lo que más se les ofreció fue éxtasis, el 3,1 por ciento; luego están las anfetaminas, 1,7 por ciento; metanfetaminas, 1,3 por ciento, y LSD, 1,1 por ciento.

Para destacar

El éxtasis (MDMA) es una droga sintética psicoactiva que viene en pastillas, causa efectos vigorizantes, eufóricos y calidez.

Las anfetaminas son drogas estimulantes elaboradas a partir de sustancias químicas no extraídas de plantas naturales.

La metanfetamina es un pedazo de cristal. Produce efectos más fuertes en el sistema nervioso central de los seres humanos.

El LSD es una sustancia más potente. Se vende en tabletas, pastillas y en forma líquida. Produce efectos hasta por 12 horas.

El 41 por ciento de los estudiantes considera que el uso de drogas sintéticas causa menos adicción que otras drogas.

El 53 por ciento de los universitarios piensa que estas drogas sintéticas son menos peligrosas porque vienen de Europa.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada